Logo_Hermandad

Para cualquier consulta: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

 

Queridos hermanos y hermanas.

 

Me presento a vosotros como el nuevo Hermano Mayor, que dejando atrás tres generaciones desde que se fundó la Hermandad, seré quien se encuentre al frente durante los próximos cuatro años.

 

Antes de nada, he de expresar lo orgulloso que me encuentro de todas las personas que a día de hoy conformamos la Hermandad y por las numerosas muestras de cariño y apoyo expresadas en los últimos días, tras la última  Estación de Penitencia.

 

Son numerosas las novedades encontradas, y esperemos que sigamos entre todos creciendo y trabajando por este patrimonio tanto cultural como humano.

 

Un nuevo mandato, es una nueva etapa, y como todo aquello que comienza, aunque esto no deje de ser una continuidad, supondrá un esfuerzo y un cambio para todos y todas. Por eso desde aquí sólo quiero pediros vuestro arranque, energía y dedicación para los tiempos venideros. Bien sabemos que un cofrade no sólo se hace a sí mismo con la salida Penitencial del día señalado, sino que son numerosos los actos a los que debemos estar entregados a lo largo del año.

 

No podría pasar de aquí sin agradecer a nuestro Consiliario, las grandes muestras de apoyo generadas en particular hacia mi y hacia la Junta de Gobierno.

 

Entre los muchos objetivos y proyectos planteados, no voy a pararme a detallar uno a uno, puesto que se colocarán en un apartado de esta página WEB para que se puedan ver detalladamente, aunque lo que si me voy a atrever, es a ir haciendo un llamamiento hacia nuevos hermanos, pues para mi Junta de Gobierno, desde los fundadores, los de reciente incorporación, como los que se incorporen a lo largo de los próximos años, serán el principal objetivo a tener en cuenta para que encuentren en la Hermandad del Perdón su casa, la casa de Dios y su Santísima Madre.

 

Una hermandad la componen sus hermanos, y para mi todos y cada uno de ellos y ellas, son el principal tesoro con el que contamos, porque a una hermandad se llega por diferentes motivos o sentimientos que a veces no sabemos ni podemos expresar, pero que nos unen a pertenecer a la misma. De nuevo me reitero diciendo que quiero que esta sea una gran hermandad de sus hermanos, y que entre todos caminemos hacia un objetivo firme, que nos consolide y defina dentro no sólo del Miércoles Santo, sino como referencia en Nuestra semana Mayor. Se que no es fácil, pero somos los escogidos para estar aquí, y lucharemos por engrandecerla para mayor gloria de nuestros Sagrados Titulares.

 

Así que me despido de todos vosotros y vosotras, poniéndome a vuestra completa disposición, al servicio de la Iglesia y de Nuestro Padre Jesús del Perdón y María Santísima del Rocío y Lágrimas.

 

El Hermano Mayor

D. Fernando Castro Roldán

 

 

 

 

 
Copyright y Agradecimientos