Logo_Hermandad

Historia


San Juan de la Cruz, siendo Vicario Provincial de Andalucía, estableció en este lugar de la calle Buen Pastor nº 22 (antigua ermita de San Roque) el convento cordobés de frailes carmelitas reformados en 1.586. Una lápida colocada en la fachada de la casa conventual en 1.942 recuerda el suceso: “En Esta Casa Cuando Fue Convento De las Descalcez Carmelitana Vivió San Juan De La Cruz 1586-1942 Cuarto Centenario De Su Nacimiento”. Está enmarcada por una vieja portada gótico humanista de primer tercio del XVI que es lo más antiguo que se conserva de la primitiva fundación.

San Juan de la Cruz

San Juan de la Cruz dejó el convento en el mes de Agosto de 1.586, viajando a Madrid. (1)


Los Carmelitas Descalzos abandonaron este Convento el 19 de marzo de 1.614, cuando se mudaron al Convento de San José, conocido como San Cayetano, frente a la puerta del Colodro.


Los carmelitas descalzos venden el convento de San Roque en 6.000 ducados a los Carmelitas Calzados. Estos determinaron compran el convento con la idea de crear un colegio para su provincia, donde se estudiase Teología. Su primer rector fue el P. M. Fray Pedro de la Madre de Dios. El Colegio tuvo su existencia de más de 200 años, hasta la última exclaustración.


En 1.822, en la primera desamortización es expropiado a la Orden y en Cortes Generales de Fernando VII se vende en subasta el Colegio de San Roque (excluida Iglesia, sacristía y torre). Lo compra José Severo García.


En 1.823 es despojado de la propiedad el dueño anterior y vuelve a los frailes Carmelitas Calzados.


En 1.835 se produce la exclaustración definitiva, que restablece la propiedad de José Severo en sus herederos.


La iglesia fue convertida en cochera y el convento en corral de vecindad. Posteriormente en 1.886 los clérigos Manuel Míguez y Benito Míguez, cumpliendo la voluntad testamentaria de su hermano Ricardo Míguez – Arcediano, Vicario General y Gobernador eclesiástico del obispado de Córdoba – compran el inmueble y fundan la Casa Asilo Buen Pastor para mujeres arrepentidas, constituyendo la Fundación de los Hermanos Míguez. Llaman a las religiosas Filipensas Hijas de María Dolorosa, recientemente fundada en Sevilla, para regir la casa.


En 1.997, después que las Filipensas hubieran abandonado la casa para trasladarse al inmueble vecino, el Sr. Obispo hizo cesión de uso del a casa a favor dela Obra Pía “Santísima Trinidad” por un periodo de 50 años.


En 2.003, la Obra Pía inaugura la residencia “San Juan de la Cruz” para personas mayores, después de haber reconstruido la parte dela casa en torno a los dos claustros que sufrían un gran deterioro y edificar de nueva planta todo el resto.


El Claustro, al que se llega desde la calle, es una construcción del XVII, de dos plantas con arquerías sobre columnas toscanas, aunque los vanos altos están tapiados. En el suelo consta la fecha de 1.891, alusiva a la última reforma importante. Se ven aquí cuadros de Cristo injuriado por los sayones del XVII, que copia un grabado flamenco, y el Descendimiento, de estética barroca. En la planta alta, a la que se sube por una escalera cubierta por bóveda poligonal con linterna, se acondicionó un oratorio presidido por uno de los retratos más antiguos de San Juan de la Cruz, en recuerdo del fundador.



 

Desde el claustro se entra a la iglesia por un hueco cerrado por las puertas de madera tallada que pertenecieron a la vieja sacristía. En ella tuvo sepultura el Venerable Sacerdote Andrés de las Roelas, al cual en la noche del 7 de mayo de 1.578 se le apareció el Arcángel San Rafael y “le juró por Jesu-Cristo, que era el guarda y custodia de esta Ciudad “, dando así comienzo a la gran devoción de Córdoba a su Custodio San Rafael. En dos o tres ocasiones se ha intentado buscar los restos del Padre Roelas en esta iglesia para trasladarlos a la de San Rafael, si obtener resultado alguno. El templo es de cruz latina de brazos cortos, con cubierta de cañón; éste se alivia con lunetos y arcos fajones que descansan en guardamalletas. Tiene coro alto a los pies. El interior es tan sobrio como el exterior, donde apenas destaca, en un ensanche de la angosta calle, la humilde portada con pilastras y frontón partido y un moderno azulejo con el Buen Pastor.


En el presbiterio, que carece de retablo, hay restos de una sillería coral del XVII. Lo demás se resuelve con retazos de retablos barrocos recompuestos e imágenes modernas.


Destacan en una mesa de altar las Imágenes de Nuestro Padre Jesús del Perdón y María Santísima del Rocío y Lágrimas. Titulares de la Hermandad




Situación Parroquia Buen Pastor




Más información en la web de la Parroquia de la Trinidad

 
Copyright y Agradecimientos